domingo, 26 de abril de 2015

NO TODO ES OCIO

Dicen que las personas cambian con los años. Pues bien, una de las cosas que cambia es que cada día tengo más claro con quien disfruto de verdad.
Por supuesto que hay que hacer más cosas que disfrutar, pero a veces nos intentan convencer de que el único fin de algo es disfrutar cuando tú tienes muy claro que no es así.
Como digo, no siempre el objetivo principal de la actividad es disfrutar, aunque en todas ellas debemos poner entusiasmo y sacar algo positivo.
Una misma actividad cambia mucho, dependiendo con quien la hagamos: una simple comida, es muy diferente con la familia o con los amigos. Digo esto porque, con los amigos hablamos de temas que nos interesan y les contamos nuestras cosas de forma diferente, incluso actuamos de forma diferente.
No siempre estamos con la gente que queremos ni haciendo actividades que nos gustan o divierten. También debemos adquirir responsabilidades y no siempre buscar una recompensa: no entiendo por qué, a veces, se nos intenta convencer diciendo: “haz esto y luego hacemos lo otro”  o, todavía peor, intentarnos convencer de que vamos a disfrutar con cierta actividad.
A la hora de disfrutar o no disfrutar no debemos guiarnos por los gustos de los demás, sino por los nuestros. Otra de las cosas que cambian con los años es que no salimos por salir, sino con quien realmente nos apetece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario