viernes, 27 de marzo de 2015

SEGUIR ABRIENDO CAMINOS


Los años pasan muy deprisa, pero la sociedad no cambia tan deprisa como quisiéramos. Cuando di mi primera charla ya pensaba en cambiar las cosas, hoy en día me doy cuenta de que no han cambiado tanto. Las que sí cambiamos somos las personas a través de nuestras experiencias, pero seguimos con la misma pasión: abrir caminos.

Comparto con vosotros ese primer artículo:
Desde el centro donde estudio me comunican que el equipo de motóricos ha propuesto que diese una charla sobre mi experiencia en el instituto.
Desde entonces, empiezo a dar vueltas y más vueltas a la cabeza; no sabía si yo sería capaz de realizar esa actividad, pensaba que yo no estaba preparada para ello, pero después de pensarlo un poco, me lancé porque pensé que todas esas ideas que yo tenía podían servir a mucha gente.
Empiezan los preparativos, las tensiones se acumulan, el tiempo pasa, el día se acerca y los nervios aumentan de tal forma que la noche anterior a la charla no podía dormir. Me pasé toda la noche pensando qué decir o si lo que iba a decir gustaría o no.
De camino al colegio iba súper nerviosa, pero a la vez ilusionada: era un día importante para mí.
Nada más llegar al colegio me recibe la coordinadora de integración, la gente va llegando, la hora de la verdad ha llegado. El director del colegio entra a presentarme, me presenta como una persona que había conseguido llegar al instituto y con buenos resultados a pesar de mis dificultades. Pero ahora me tocaba hablar a mí; toda la gente está pendiente de tus palabras, te sientes observada y piensas: “dónde me he metido”, pero cuando ves que la gente te aplaude, se emociona  y los niños se acercan y te dicen que ha gustado mucho,  te das cuenta de que tus nervios han merecido la pena.

Espero que ese día no sea solo un recuerdo sino que sirva para abrir camino a mucha gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario