miércoles, 10 de diciembre de 2014

NO SER UNA SILLA

Cuando hablamos de una discapacidad como la parálisis cerebral esto suele ser complicado. ¿Por qué digo esto?: si la persona esta muy afectada físicamente, aunque tenga un buen nivel cognitivo, la gente suele decir “para qué haces esto o lo otro” o bien, cuando vas de compras, a la gente aún le sorprende que quieras elegir tu ropa.
Pues sí, queremos ser protagonistas de nuestras propias vidas.
Por otro lado, como ya habéis leído en alguno de mis artículos, me parece importante potenciar al máximo nuestras capacidades. En una discapacidad como ésta son muy diferentes, dependiendo del grado y la zona del cerebro que tengamos afectada.
En mi caso siempre he dicho que no puedo desperdiciar mi inteligencia ni mi lenguaje. Tengo la suerte de tener la inteligencia conservada y poder hablar. Al hilo de esto decir que, por muchas capacidades que tenga una persona no las va a desarrollar si no se le enseña.
Hablando de otra cosa, suelen decir que el hecho de tener discapacidad une: pues bien, puedo asegurar que yo tengo más amigos sin discapacidad que con ella y que los amigos que tienen discapacidad me caen bien por su forma de ser, pero nunca la discapacidad es el motivo de nuestra amistad.

“Debemos ir sentados en la silla, no llevarla en la cabeza”

No hay comentarios:

Publicar un comentario