jueves, 7 de agosto de 2014

LAS BARRERAS

Cuando hablamos de barreras en la discapacidad siempre nos centramos en las arquitectónicas, es decir, aquellas que nos impiden o dificultan la entrada o movilidad por un edificio, pero quizá sean peores las mentales o sociales, es decir, las que pone la propia sociedad debido a los prejuicios que tiene hacia las personas con discapacidad.

Respecto a las primeras creo que no cuesta nada poner una rampa en lugar de unas escaleras, por la rampa subimos todos, por las escaleras no.
Por otro lado, no basta con cumplir la normativa, sino que debería de comprobarse si la rampa es útil o no. Con esto me refiero a si es fácil de subir, si al bajar te das contra la puerta o cosas así. Al hilo de esto, decir que hay veces que existe rampa de acceso y luego no se puede entrar por las puertas.
En cuanto a las barreras sociales, todavía hoy vemos casos en los que la gente con parálisis cerebral molestamos en los pub, porque en vez de fijarse en nuestra silla, no se fijan en que nosotros lo único que pretendemos es pasarlo bien y ser uno más. Además pagamos como todo el mundo.
Este es sólo un ejemplo de la discriminación que sufrimos, pero esto no nos quita las ganas de seguir luchando, sino todo lo contrario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario