domingo, 24 de febrero de 2013

LAS PERSONAS CON PARÁLISIS CEREBRAL CON INTELIGENCIA CONSERVADA



La parálisis cerebral  (PC) se define como un conjunto de trastornos neuromotores y de carácter crónico que se produce durante los tres primeros años de vida. Esta discapacidad se caracteriza por la alteración del tono muscular, la postura y el movimiento. Además, pueden existir diferentes trastornos  asociados, como  discapacidad intelectual, problemas de lenguaje, sensoriales o epilepsia. 

.

Como podemos deducir de la definición anterior, la PC es una discapacidad muy amplia, es decir, que las personas que lo  tienen están afectadas de diferente forma. Aunque la discapacidad es incurable, se debe intentar que la persona desarrolle sus capacidades al máximo con los tratamientos adecuados de logopedia, fisioterapia, terapia ocupacional, etc., pero siempre desde una perspectiva realista y útil para la persona con discapacidad.

Después de este preámbulo me gustaría transmitir un tema que a mí siempre me ha preocupado, aunque antes de empezar quiero insistir que es mi opinión personal sobre el asunto, y que cualquier otra es también respetable: Mi preocupación se centra en las barreras que tenemos que superar las personas con PC, con la inteligencia conservada, y no me refiero a las arquitectónicas que quizás sean más fáciles de salvar, sino a las mentales o sociales.

En el ámbito educativo, a veces, tanto el profesorado como los equipos de orientación no facilitan que el alumno con PC, con la inteligencia conservada realice la formación que desea y me atrevería a decir que no se piensa en la futura integración laboral, sino que lo único que se pretende es tener a la persona con su mente ocupada. Desde mi punto de vista, esto se debe a que no conocen lo suficiente esta discapacidad y el profesorado no sabe tratar con este tipo de alumnos, no siendo capaces de verlo todavía como algo normal, por ejemplo, que alguien coja apuntes de forma diferente.

Llegamos al núcleo familiar, donde la sobreprotección es muy intensa, y por ello es difícil poder  crecer como persona, ya que siempre intentan darte todo y que estés bien atendida,  decidiendo por ti, pero sin contar con tu opinión. A veces, te ponen freno cuando quieres hacer algo, por supuesto que es por miedo, pero no se imaginan el daño que hacen y la soledad que siente la persona con discapacidad.

Las amistades fuera del ámbito familiar pueden llegar a ser el mayor apoyo, aunque  la verdad que en un principio es difícil tener amigos, sobre todo en la adolescencia donde  todo está estereotipado, pero también es cierto que la persona con discapacidad quizás tenga que desarrollar o mostrar otro tipo de actitudes para  poder tener relaciones sociales.

Por otro lado, añadiría que siempre que sea posible es bueno que la persona con discapacidad se relacione con gente sin discapacidad. Es imprescindible. Y con gente de otras culturas, otros ideales. Es la única manera de crecer como personas, porque, ante todo, somos personas.


La parálisis cerebral es una gran desconocida. Quizás sea el mayor problema de esta discapacidad.; Incluso, las entidades que trabajan con personas con este tipo de discapacidad, en ocasiones,  son  demasiado asistencialistas, sin pensar que hay personas afectadas con ganas y capacidad para dirigir sus propias vidas dentro de sus límites y posibilidades.

A pesar de todo esto hay gente que lucha para ser uno más en la sociedad.

Para poder llevar a cabo todo lo mencionado anteriormente me gustaría proponer una serie de pautas para relacionarse con las personas con PC:

Cuando nos presentan a una persona con PC salúdala igual que a cualquier otra persona: dándoles un beso o estrechando su mano; trata a la persona con PC de una forma normal y no como a un niño, ni con compasión. Habla con ella de todo tipo de cosas. Cuando tengas que hablar con alguien que va en silla de ruedas,  siéntate de frente a ella  para evitar se que ésta tenga que echar la cabeza hacia atrás.

Tenemos que tener en cuenta que la silla de ruedas forma parte de la persona, con lo cual no debes apoyarte ni moverla sin permiso, y menos  si no conoces a la persona.
Cuando empujes una silla de ruedas recuerda  que no trasportas botellas, vas con una persona. Si te paras a hablar, gira la silla para que la persona participe en la conversación.

Cuando empujes una silla de ruedas ten en cuenta que, si tienes que subir bordillos, debes levantar la silla hacia atrás para apoyar las ruedas delanteras en el bordillo, para subir banzos o escaleras, siempre hacia atrás y entre dos personas, pero antes de agarrar pregunta de dónde, si no igual te quedas con alguna parte de la mano.

Si vas con alguien que camina despacio, ve a su paso y si necesita alguna ayuda técnica (bastones, andadores) mantenlo a su alcance.

Cuando hables con alguien que le cueste expresarse, dale tiempo, deja que termine y si no le entiendes pídele que lo repita de nuevo. Si sonríes, mejor.

Antes de ayudar a alguien, pregunta si lo necesita y cómo debes hacerlo.
Si propones a alguien con discapacidad salir, busca sitios accesibles, dinámicos y divertidos, como los escogerías para tus hijos o sobrinos.


3 comentarios:

  1. tienes mucha razon tengo una niña con paralisis cerebral y el que sean personas especiales las hace mas especiales, por que tiene un corazón tan lindo y a pesar de su discapacidad si son muy inteligentes. saludos con amor

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente muy interesante tu blog regresaré con más tiempo para aprovechar al máximo esta oportunidad que nos brindas entre otras cosas de aprender como en este caso como debemos manejarnos eficientemente, para no causar daño de manera involuntaria producto de nuestro desconocimiento a personas que padecen PC. Te dejo un abrazo enorme y el deseo que Dios siga iluminando tu vida. Gracias por compartir tu mundo.

    ResponderEliminar