jueves, 17 de abril de 2014

OCIO Y TIEMPO LIBRE

Para empezar, decir que no todas las personas con discapacidad tenemos las mismas aficiones dependiendo de la edad, el nivel cultural y diversos factores, por lo cual, no debemos limitar las actividades a manualidades y poco más.

Podemos ser aficionados a la lectura, los videojuegos, la música….etc. Aquí juegan un papel muy importante las nuevas tecnologías y la accesibilidad de éstas, por ejemplo, gracias al libro electrónico podemos leer de forma autónoma pero, por otro lado, muchos de los dispositivos para videojuegos no están adaptados.
También nos gusta ir de compras, a comer a un restaurante, a un bar a tomar un café o, por qué no, una copa por la noche. Al hilo de esto decir que muchas veces en las tiendas y bares se dirigen a tu acompañante en lugar de a ti y eso molesta. Aunque la accesibilidad de los bares no es siempre la deseada, se encuentran alternativas y, en último término, está la ayuda de la gente que salva casi cualquier barrera. (Con esto no justifico para nada las barreras).
Cuando hablamos de asistir a un concierto, desde hace unos años suele haber sitios habilitados para gente con discapacidad, pero no siempre son respetados por la gente. A veces sube gente sin discapacidad.
Al hablar de vacaciones no todos los hoteles son accesibles y ya no digamos si hablamos de albergues. Siempre es mejor gastar un poco más y asegurarnos de que vamos a estar cómodos. Hablando de asegurar, debemos comprobar siempre que la información que nos han dado sobre el alojamiento es cierta o si es adecuada a nuestras necesidades. Otro factor que habría que tener en cuenta es si la playa está adaptada o no y hasta qué punto lo está. (En caso de que nos guste la playa).
El ocio siempre que sea posible debemos disfrutarlo con gente sin discapacidad, aunque se pueden combinar las dos opciones perfectamente, tus amigas y la asociación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario